Los Bears se reúnen con los asesores de Pritzker acerca del estadio a orillas del lago

Los directivos de los Bears se reunirán este miércoles con dos altos cargos del gobernador J.B. Pritzker para debatir la propuesta del equipo de construir un estadio cubierto frente al lago.

Chicago Bears

Los Chicago Bears debatirán por primera vez el miércoles su propuesta de construir un estadio frente al lago con dos altos cargos del Gobernador J.B. Pritzker, que ha criticado pública y privadamente el uso de subvenciones públicas para nuevos estadios deportivos.

Y es probable que los responsables del equipo escuchen que no existe una cifra mágica que les acerque a eliminar la oposición ideológica del gobernador, según una fuente conocedora de la forma de pensar de Pritzker.

Los Bears quieren que la Autoridad de Instalaciones Deportivas de Illinois (ISFA, por sus siglas en inglés) emita $1,200 millones en nueva deuda a pagar en 40 años, pagada con el impuesto del 2% sobre las habitaciones de hotel de Chicago utilizado para Iconstruir el Guaranteed Rate Field y renovar el Soldier Field.

“El dinero que proviene de este impuesto hotelero no pertenece a los Bears. No pertenece a los White Sox. No pertenece a ningún equipo deportivo. Pertenece al contribuyente”, dijo la fuente. “Tiene que haber una evolución en la manera de pensar de los propietarios y los equipos deportivos a la hora de pedir y pagar por los estadios deportivos. Estamos en un mundo diferente al de hace 30 años. Y parece que todo el mundo lo entiende excepto la gente de estos equipos”.

Pritzker ha dicho que un nuevo estadio de los Bears no es para él una prioridad, y que los contribuyentes tendrían que percibir más beneficios. El vicegobernador Andy Manar y la jefa de gabinete de Pritzker, Anne Caprara, se reunirán con el equipo, pero no Pritzker.

La postura de Pritzker contrasta con el apoyo mostrado por el alcalde Brandon Johnson, que la semana pasada asistió a una rueda de prensa en la que se presentó lo que el equipo anunció como un estadio con cubierta de $4.7 mil millones a orillas del lago. Johnson dijo que apoyaba el plan porque incluía una terna: ningún impuesto nuevo o aumentado, una “inversión privada real y sustancial” de $2 mil millones por parte de los Bears y “el uso y la participación públicos”.

Pero la ISFA ha fijado un precio aún más alto, señalando que costaría a los contribuyentes de Chicago e Illinois $5.9 mil millones para ayudar a los Bears a construir y refinanciar el estadio y retirar la deuda existente utilizada para renovar el Soldier Field y el hogar de los White Sox, el Guaranteed Rate Field.

La oficina del gobernador está desconcertada porque los Bears decidieron hacer público su plan sin tener en cuenta la opinión pública sobre el uso de subvenciones públicas para nuevos estadios, y porque los legisladores estatales tendrían que asumir un golpe político para aprobar el plan.

También existe la preocupación de que la refinanciación de los bonos podría ser visto como un paso negativo para las agencias de calificación crediticia, que han aumentado gradualmente la calificación del estado desde que Pritzker asumió el cargo.

“En realidad están pidiendo algo enorme. Están pidiendo algo que al público no le gusta, y están pidiendo a los legisladores y funcionarios electos que tomen una decisión que va en contra de la opinión pública”, dijo la fuente. “Y si están pensando en sus negociaciones, y están pensando en cómo llegar al sí en cualquier cosa, no se puede empezar desde un lugar de literalmente no entender lo que le están pidiendo a la gente que haga”.

La semana pasada, el presidente de la Cámara de Representantes de Illinois, el demócrata Emanuel “Chris” Welch, descartó públicamente la posibilidad de que los Bears aprobaran una ley durante el actual periodo de sesiones de primavera.

El Presidente del Senado de Illinois, Don Harmon, demócrata de Oak Park, dijo que los $2 mil millones ofrecidos en financiación privada son una “oferta inicial más creíble”, pero también se mostró escéptico.

A pesar del balde de agua fría que le han lanzado algunos de los principales demócratas del estado, el presidente de los Bears, Kevin Warren, parece estar totalmente decidido a impulsar la iniciativa, tanto en público como en privado. Incluso ha mostrado suficiente optimismo para hablar de los beneficios de la aprobación en la sesión de primavera. ¿Su mensaje? “El tiempo es dinero”.

“Si nos aprueban en mayo, eso nos permitiría empezar la construcción y poner a la gente a trabajar el próximo verano, y eso nos permitiría 36 meses después abrir nuestro edificio en 2028”, dijo Warren la semana pasada. “Así que éste es verdaderamente uno de esos dichos de que el tiempo es dinero”.

Traducido por Gisela Orozco para La Voz Chicago

(Visited 1 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *